Mi entrevista en español. Мое интервью на испанском

Mi entrevista en español. Мое интервью на испанском языке Irina Riot -Irene Zugasti Hervás. 

Mujeres en el Donbass (III): Elena, una poeta en la guerra

October 1, 2015

Riot and Roll

Elena es poeta y vive en Lugansk, capital de la República Popular de Lugansk, en el este de Ucrania. Ha escrito un libro de poesías maravillosas sobre el año que su ciudad ha vivido bajo las bombas. Quién me iba a decir que terminaríamos hablando de Lorca. Y es que, con permiso de  Celaya, la poesía es un arma cargada de futuro.

¿Quién es Elena?

Elena Zaslavsky es poeta, periodista y figura pública. Nació el 14 de octubre de 1977 en la ciudad de Lisichansk, y actualmente vive en Lugansk. Ha escrito cuatro libros de poesía: y publica en revistas y periódicos online. Su nombre ya figura en la Antología  «15 siglos de poesía rusa», que se publicó en Moscú.Elena también es editora de un periódico en Lugansk para la Academia Estatal de la Cultura y las Artes.

– ¿Quién eres, Elena?

– Mi nombre es Elena Zaslavsky.  Soy escritora,  blogger, y madre de dos hijos.

Nací en Lisichansk, una pequeña ciudad industrial de la región de Lugansk, a orillas del río Donets .  A mi ciudad natal le llaman la cuna de Donbass. Después de todo, este es el lugar donde se encontró carbón por primera vez en la cuenca minera de Donetsk.

Me gradué en Humanidades en el instituto. Era un edificio viejo, de antes de la revolución del 17. Estaba en la montaña, entre la cantera y los jardines de Atamanovskim. Justo sobre nosotros pasaba el teleférico más largo de Europa, que conducía a una fábrica de soda. Trabajaron en él mi abuelo y mi abuela, y en esa planta se conocieron mi padre y mi madre. Hoy está arrasada. Bueno, como tantas otras desde la independencia de Ucrania.

Después de graduarme en escuela secundaria, entré en  Física y Matemáticas en la Universidad de Lugansk. Desde entonces, Lugansk se convirtió en mi segundo hogar. La región de Lugansk siempre ha sido una región de habla rusa. Pero sé hablar la lengua ucraniana, me gusta, a veces escribo poemas en ella, trabajé como directora de un diario en lengua ucraniana y mi hijo daba clases.

Realmente sí creo en la idea de «»Схiд i Захiд разом» (El este y Oeste están unidos). Sin embargo, en la práctica ha resultado no ser así. Y cuanto más me acerco al oeste del país, más estoy convencida de ello. El punto de inflexión para mí fue el Maidan.

– El Maidán

– El Maidan. Para mí fue una puerta demoníaca a través de la cual entraron a Ucrania el odio, la malicia, el nazismo y el fascismo y empezó una guerra fratricida.

La independencia que surgió de la voluntad de Europa, como si fuera un tornasol, mostró todos los problemas de Ucrania,  demostró que Ucrania no está lista para vivir de acuerdo a las leyes europeas. Es obvio que los partidarios de la integración europea no sabían o no querían saber que mucha gente no apoya su opinión. Los partidarios del Maidan quisieron llamarla una revolución de la dignidad, pero en realidad fue un golpe de Estado. El actual gobierno de Ucrania creó la junta militar que llegó al poder con el apoyo activo de los nacionalistas y que debe considerarse responsable de crímenes de guerra del asesinato de civiles aquí, en el Donbass.

– ¿Qué experiencias te ha dejado esta guerra?

– Nunca pude imaginar que la guerra estallaría en Ucrania. Siempre pensé que vivíamos en un país pacífico, porque me acuerdo de  mi abuelo y de sus historias de marinero, de  mi abuela y bisabuela hablando sobre la Gran Guerra Patria, sobre el movimiento partisano. Estas historias, recuerdos, son la historia viva de mi familia.

Pero he aprendido sobre esta guerra por experiencia propia, no por libros y películas. Lo he visto de primera mano. Yo sé lo que es un ataque con bombas, un ataque aéreo, he visto volar los bombarderos, los ataques de mortero y la artillería desde  mi casa. Solía ​​dar morfina a los soldados gravemente heridos y escondí armas cuando la ciudad donde nací ha estado bajo sitio. Conozco las milicias. Sé quienes están vivos, y sé que los que ya no están aquí.

Ahora la guerra es una parte integral de mi vida. Vivo y trabajo en Lugansk, el territorio de las que las autoridades ucranianas llamaron área ATO (área de operaciones antiterroristas, que se ha convertido en una larga guerra civil). Y creo en nuestra victoria, porque la justicia y la verdad están de nuestro lado. Afortunadamente, estoy buscando a aquellos que están viviendo y trabajando en ésto codo a codo, para ganar fuerza, determinación e inspiración, para contar al mundo lo que está sucediendo.

Mi hija me preguntó una vez: «¿Y si nos Poroshenko nos lanza la bomba atómica?» — La tranquilicé y le aseguré que él no tenía de eso… Aunque si la tuviera, ¿lo hubiera hecho? Yo no estaría tan segura.

Traté de proteger a mis hijos de los horrores de la guerra. Los peores meses para Lugansk se marcharon de la ciudad. Luego regresaron. Mi hijo de 14 años quería irse al frente también. Hasta ahora me las arreglé para convencerlo de que lo que tiene que hacer es aprender de esto. Mi amiga Elena Kuznetsova escribió una vez en Facebook: “Ayer hizo un año que nos encontrábamos bajo un ataque de mortero en un parque infantil. Milagrosamente estamos vivas. Por entonces no sabía que estaba embarazada de nuestro chico, Gleb. Podía ni haber nacido. Y hoy, justo, pasado un año, ha dicho mamá.”. Tradicionalmente, el papel de la mujer en la guerra ha sido esperar y ser piadosa. Conservar el hogar para la paz, defender y dar a la luz. Nada ha cambiado.

Una de las peculiaridades de la vida en la línea del frente, es que acabas comprendiendo que la vida real es el aquí y el ahora, y el futuro es incierto. Todos queremos la paz, pero es sólo posible con la victoria.

– Escribir en tiempos de guerra

– Ahora he publicado un libro. Se llama “El año de la guerra.»  Se lo he dedicado a mi padre. Los poemas que se incluyen en esta colección fueron escritos durante un año: desde mayo de 2014 hasta mayo de 2015. Fue un año difícil, un año decisivo para mi país y sobre todo para mí personalmente. La vida no es fácil en Lugansk. Pero ella me ha hecho entender quién soy, a lo que puedo aspirar, y quién está a mi lado.

En España escribisteis con sangre en las páginas de la historia de la lucha contra el fascismo y el nacionalismo. Mi poeta español favorito fue asesinado por Franco, García Lorca. Él escribió: Yo soy español integral, y me sería imposible vivir fuera de mis límites geográficos; odio al que es español por ser español nada más. Yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista abstracta por el solo hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos. El chino bueno está más cerca de mí que el español malo. Canto a España y la siento hasta la médula; pero antes que esto soy hombre de mundo y hermano de todos.» Desde luego, no creo en la frontera política.

Todos hemos leído libros de Ernest Hemingway, de George Orwell, de Antoine de Saint-Exupéry, que luchó en el bando republicano. Por desgracia, el pueblo ucraniano no ha aprendido la lección de los acontecimientos relacionados con la lucha contra el fascismo en Europa. Y la historia va volviéndose más y más dura cuando no se aprenden las lecciones. Una vez el comandante de Granada dijo que habían asesinado a Lorca porque «la pluma hace más daño que cualquier otra arma.» Yo creo que la palabra viva tiene la capacidad de cambiar el mundo para mejor y para inspirar a la gente a luchar.

 

Оставьте отзыв

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *